Vaciar la Copa para los Nuevos Conversos al Maniqueísmo